logo
footer-bar

Bienvenido a Yoga con Saeed

Relaja tu mente

Nuestra forma de respirar automática, aunque es suficiente para mantenernos vivos, nos priva, sin embargo, de muchos otros beneficios, mismos que se nos proporcionarán entre más consciente y deliberado uso hagamos de la respiración:

Lentitud en tu respiración crea calma.
Profundidad en tu respiración genera claridad mental y energía.
Ritmo en tu respiración crea armonía dentro de ti mismo.

La respiración diafragmática estimula el nervio parasimpático (parte del sistema nervioso autónomo) que, al ser estimulado, induce a la relajación profunda de los músculos y de los órganos.

Llevando la respirando hacia arriba, hasta de las terminaciones de tu nervio nasal, se estimula un par de nervios del lóbulo olfatorio que están conectados al cerebro emocional. Dicho par, al ser estimulado, trae calma y tranquilidad a tu mente emocional. Esto te fortalece con un mayor control emocional y autocontrol.

Mantén la paz interna
LOS BENEFICIOS EFECTIVOS DE RESPIRAR LENTA Y CONSTANTEMENTE CON UNA CONCIENCIA ENFOCADA

Llevar constantemente la respiración hacia arriba, hasta las terminaciones de tu nervio nasal, con la conciencia enfocada, prepara a tu sistema nervioso a responder con una agitación moderada, en lugar de sobre excitadamente. La sobreexcitación es una experiencia inquietante para el cuerpo. Respirar en una manera constante y con óptima conciencia, disminuye el latido de tu corazón. Y, casualmente, un latido bajo del corazón se considera como algo bueno, ya que indica que los músculos, incluyendo al corazón mismo, están trabajando más eficientemente. Un mejor latido del corazón, en este caso, se debe, muy probablemente, al uso más eficiente de la adrenalina y noradrenalina. Esto se puede producir respirando, deliberadamente, en una manera constante, con óptima conciencia. No gastes las preciadas hormonas que tu cuerpo genera reaccionando en maneras exageradas, pues además también pierdes adrenalina si no tienes un sueño adecuado. Corrige tus hábitos de dormir. Cuando actúes reactivamente, acéptalo de inmediato y transfórmalo en una consciencia positiva. Esto te ayudará a reducir el estrés cardiovascular, lo cual significa tener arterias coronarias más limpias y un corazón más sano y fuerte (sólo siempre y cuando utilices el enfoque de la consciencia positiva).

Además de la respiración, también necesitas de otras cosas para crear y mantener tu corazón sano: llevar una dieta equilibrada, evitar comida y bebidas poco saludables, vigilar que tus niveles de colesterol se encuentren estables y, lo más importante, seguir entrenando a tu mente con calma y con una consciencia enfocada. Hacer esto te proveerá de un corazón y un sistema circulatorio sanos para toda la vida.

Los problemas cardiovasculares se encuentran hoy en día entre las causas principales que guían hacia enfermedades más graves, así como a muertes prematuras en el mundo Occidental. Esto puede ser evitado desarrollando la habilidad de la calma y llevando una buena alimentación.

Perfeccionándose a uno mismo
Se trata del desarrollo del control de la mente y del cuerpo a través de:

Control del cuerpo: Se dice que “los movimientos físicos del cuerpo por sí solos no ayudan, al igual que la concentración por sí misma tampoco es suficiente.” Aquél que sepa cómo practicar el control físico en combinación con la concentración tendrá éxito. Las posturas de yoga ayudan a purificar, revitalizar y a controlar bien el cuerpo, mismo que debe ser entrenado con posturas, ya que éstas juegan un papel importante en hacer al cuerpo más puro, sano, joven, eficiente y darle una mayor duración de vida. También hay que tomar en cuenta que tener una postura concentrada es absolutamente necesario en la práctica del control de la respiración.

Control de la respiración: Este prepara a la mente para una mayor concentración. Sin concentración, no es posible lograr la autoconciencia. El control de la respiración se logra mediante un proceso de regulación de la respiración, con plena conciencia. La importancia de controlar la mente y la manera de respirar para lograr el desarrollo de una SÚPER CONCENTRACIÓN, está en aprender a controlar ambos para lograr dicho estado. El control de la mente está relacionado con el control de la respiración, ya que el control de la respiración, practicado de manera regular, desarrolla la inteligencia y el ‘poder de concentración’.

Control mental: Se logra manteniendo la concentración, desarrollando niveles profundos de concentración y superconcentración a través de la meditación inmóvil.

Superconcentración: Se desarrolla a través de mantener, en la conciencia, la imagen de un objeto sin dejarlo ir o desaparecer de la concentración, hay que mantenerlo.

Los seis esenciales
Para mantener una buena salud, felicidad y longevidad…

POSTURAS DE YOGA: Las posturas hacen al cuerpo saludable, íntegro y dinámico.

RESPIRACIÓN: Respirar conscientemente calma la mente, tranquiliza el sistema nervioso y además, purifica la sangre.

ENFOQUE POSITIVO: Centrarse en el lado positivo nos ayuda a reconocer y cambiar actitudes irracionales, creencias y expectativas falsas.

CONSCIENCIA ENFOCADA: El acto de enfocar la consciencia genera quietud en nuestra mente/emociones, y crea un estado de relajación en nuestro cuerpo.

REFLEXIÓN: Detenerse a reflexionar es una técnica que imita nuestros propios pensamientos (buenos o malos). Es la manera en que pensamos, actuamos y sentimos mientras interactuamos con los estímulos. Como lo dijo William Shakespeare, hace muchos años, “No existe nada bueno o malo, sólo el pensamiento lo hace ser el uno o el otro.”

MEDITACIÓN: Observar el silencio. Esto es una clave para la longevidad del cerebro. La meditación por sí misma no es suficiente, necesita ser complementada con la alimentación y el ejercicio. El uso de la meditación para una razón FISIOLOGICA en particular (ej. reducción de la cortisona en el cuerpo) es un elemento vital para la longevidad cerebral y para la reducción de la presión sanguínea, el ritmo cardiaco y las funciones del sistema inmunológico. Una sobreproducción de cortisona puede tener efectos devastadores en nuestra salud a futuro. El estrés crónico produce demasiada cortisona en nuestro cuerpo ¡TÓMALO EN CUENTA!